Reflexiones Diarias

Historia de AA en RD

 

Quien suscribe, llegó a las puertas del Grupo Santa Mercedes un 12 de abril del año 1972, diez años después del inicio del programa en el país.

Lo que a continuación relato es producto de la valiosa aportación del compañero Pedro M. (hace tiempo fallecido) y de investigaciones al respecto.

Invito si alguien tiene más que aportar, lo haga por este medio.

Enrique H. (fallecido también) nos habló de una reunión en la que no recordaba porqué estuvo, que celebraban unas personas, a todas luces turistas extranjeros,  en un recinto del Centro de los Héroes o Feria de la Paz, en el año 1955.  Consideró que todavía no advertía su problemática con el alcohol, lo cierto es que estas personas hablaban en idioma  inglés, repetían mucho  “Alcohólicos  Anónimos", era de noche y las luces permanecían apagadas.

       Se registra también, presumiblemente en esa misma fecha, la llegada acostumbrada de ciudadanos puertorriqueños  a  participar en el Torneo de Pesca del Marlin, que año tras año se realizaba  en Cabeza del Toro, Sabana de la Mar, zona pesquera en la parte este de la isla. Con la anuencia del Obispo de entonces de la Diócesis de Salvaleón de Higuey, Monseñor Hugo Polanco Brito, celebraron una reunión abierta en la antigua iglesia del poblado.

       Sería injusto escribir acerca de A.A. en este país sin mencionar la Onceava Convención de Alcohólicos Anónimos de Centro América, México, Panamá y El Caribe, los días 19, 20 y 21 del mes de abril del año 1973, cuya apertura y trabajos de talleres fueron realizados en la ciudad capital y la clausura en Santiago de los Caballeros, donde ya existía el Grupo Santa Isabel.

       A este gran evento asistió Eybo F. mentor de A.A. en el país, como verán en el siguiente historial. Esta gran concentración de alcohólicos en recuperación le dio entrada a la gama de literatura de A.A., casi desconocidas a pesar del tiempo transcurrido. Se destacaron los compañeros de Puerto Rico, quienes siguieron viniendo agrupados por el compañero Felipe C., y  nos apadrinaron por muchos años. Le agradecemos su valioso seguimiento.

       Esta convención dio lugar a la apertura de la primera Oficina Intergrupal, en un espacio cedido por la Universidad Autónoma de Santo Domingo, (UASD), en el Club de Empleados, hoy de profesores, situado en la Avenida George Washington.

 

 HISTORIAL

      En el año 1962, arribó al país  procedente de Puerto Rico, el ciudadano norteamericano Eybo F. Acostumbrado a reunirse en los grupos de A.A. sintió el deseo de hacerlo, pero pronto se dio cuenta que no existía el programa en la República Dominicana. Dispuesto a accionar, publicó anuncios en medios de comunicación, habló con clérigos, pastores, sacerdotes de iglesias católicas y pronto vio los resultados.

     Acudieron varias personas., entre ellas  Alejandro H., Guido C., Julio César M., Leo y sus dos hijos, Miguel, Mercedes, Fernando y otros que escapan a la memoria.  Empezaron a reunirse en los diferentes hogares hasta que consiguieron un confortable salón en el traspatio de la Iglesia Episcopal Ortodoxa de la Epifanía, situada en la Avenida Independencia No.253, en el sector Gazcue.

      El 21 de enero del 1963, empezaron a sesionar como grupo, le llamaron Santa Mercedes por la primera mujer que ingresó. Esta pronto desapareció, no se supo más de ella.  En principio asistían como treinta y cinco compañeros, la matrícula fue aumentando a veces había sesenta. Al año siguiente llenos de júbilo celebraron su primer aniversario.

      En abril del 1965 el país se vio envuelto en la llamada Revolución de Abril o Guerra del 65, reinó el caos y desequilibrio. Salir a las calles era un suicidio y de noche se hacía más peligroso, además en la puerta de la iglesia había una trinchera con los pro de un lado y los contra del otro.  Por obligación los miembros fueron desertando y por lo tanto se produjeron las recaídas. Algunos se reunían en sus casas, Eybo regresó a su país de origen lo que contribuyó a bajar la dinámica del programa.

       Lo acontecido después, es considerado como un milagro para los creyentes en un Poder Superior. En 1968 llegó a nuestras tierras, Betty D., norteamericana, a realizar trabajos en la Iglesia Episcopal donde funcionó el Grupo Santa Mercedes, en la gaveta del escritorio que le asignaron encontró una Plegaria de la Serenidad. Sabido es que donde está esta plegaria hay alguien que se identifica como A.A.

      Repitió lo mismo que hizo Eybo y pronto acudieron Alejandro H., Pedro M., y Guido D., los que se habían mantenido sobrios. En abril de ese mismo año empezaron a practicar el programa.  Aunque no con la intensidad que se quiere y con los deseos que se tengan, la comunidad empezó a crecer y la necesidad geográfica obligó a crear nuevos espacios.  Fue fundado el Grupo Santa Isabel en Santiago, patrocinado por el Santa Mercedes, Ciudad Nueva en el Centro Masónico, Eléctrico en la Avenida Mella, Andrés en Boca Chica, Villa Juana, Villa Francisca, Perseverancia y Santo Domingo.

Fueron los pioneros

 De estos, algunos han desaparecido pero han surgido nuevos, para actualmente existir veintitrés en el área de Santo domingo y más de sesenta en el interior.

         Es deber mencionar que conjuntamente con la apertura del Santa Mercedes en el 1963, comenzó a funcionar Al-Anon (esposas y familiares de alcohólicos) liderado por mujeres que ayudaron a sus esposos en su recuperación, entre ellas Adolfina, esposa de Eybo, Eunice, de Julio C., Delfina de Fernando L., Margarita de Pedro, Marisol de Alejandro H., Luchy de Enrique H. y Viola de Rafael M.

      Como colofón, aunque merece capítulo aparte, se destaca la labor realizada por el hoy eminente médico psiquiatra, en la época estudiante, doctor Carlos de los Ángeles, quien fundó Alateen (grupo de hijos de alcohólicos). Ponderada es la labor desplegada por el doctor José Patxot Vallejo colaborador incansable de A.A., le abrió los brazos a la comunidad alcohólica y estuvo presente hasta su fallecimiento.

 Flérida G.